indexlcomunicación | nº 9 (3) 2019 | Páginas 207-235

E-ISSN: 2174-1859 | ISSN: 2444-3239 | Depósito Legal: M-19965-2015

Recibido el 31_08_2019 | Aceptado el 27_10_2019 | Publicado el 16_11_2019

 

 

‘Steven Universe’: un héroe dialógico como engranaje del cambio

‘Steven Universe’: a Dialogical Hero as a Catalyst for Change

−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−

Delicia Aguado-Peláez

deliciaaguado@gmail.com ID http://orcid.org/0000-0001-9349-4668

Aradia Cooperativa y Euskal Herriko Unibertsitatea

−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−

 

 

 

 

Imagen que contiene imágenes prediseñadas

Descripción generada automáticamentePara citar este trabajo: Aguado-Peláez, D. (2019). ‘Steven Universe’: un héroe dialógico como engranaje del cambio. index.comunicación, 9(3), 207-235.

 

Resumen: El objetivo de la presente investigación es reflexionar sobre la representación de los sistemas de dominación y resistencias presentes en la serie de animación infantil/juvenil imaginada por Rebeca Sugar: Steven Universe (Cartoon Network, 2013-2019). Para ello, se analizan las cinco temporadas (160 episodios) utilizando como herramientas metodológicas el análisis de contenido cualitativo y la interseccionalidad, especialmente la «matriz de dominación» diseñada por Patricia Hill Collins. En este sentido, hay que destacar que esta producción utiliza las licencias de la ciencia ficción fantástica para narrar, en clave infantil, la interacción de sistemas de dominación como el capitalismo, el colonialismo, el racismo o el sexismo. Pero también habla de las estrategias que desarrollan los personajes para superarla, especialmente, a través del diálogo y la empatía y de la introducción de temáticas tan diversas como la búsqueda de identidad, los derechos LGBTI+ o la crisis de los refugiados, entre otras. En conclusión, se puede afirmar que Steven Universe apuesta por una transformación del campo mediático en clave de diversidad y justicia social. Palabras clave: estudios culturales; estudios de género; ficción; interseccionalidad; matriz de dominación; Steven Universe.

 

Abstract: The objective of this research is to reflect on the representation of the systems of domination and resistance present in the children's / youth animation series imagined by Rebeca Sugar: Steven Universe (Cartoon Network, 2013-2019). For that purpose, five seasons (160 episodes) are analyzed using the following methodological tools: the analysis of qualitative content and intersectionality (especially the ‘matrix of domination’ designed by Patricia Hill Collins). In this regard, it should be noted that this show uses the licenses of fantasy science fiction to narrate, in a childish manner, the interactions between domination systems such as capitalism, colonialism, sexism or racism. It also talks about the strategies that the characters develop to overcome it, especially through dialogue and empathy and the introduction of topics as diverse as identity search, LGBTI+ rights or the refugee crisis, among others. In conclusion, it can be affirmed that Steven Universe is committed to a transformation of the media field in terms of diversity and social justice. Keywords: Cultural studies; Gender studies; Fiction; Intersectionality; Matrix of domination; Steven Universe.


1. Introducción

El campo mediático se configura como un inmenso ágora donde se entretejen redes de poder y de producción cultural (Martín-Barbero, 2010). Un «espacio social estructurado» donde las fuerzas dominantes y dominadas están en permanente lucha entre el conservadurismo y la transformación (Bourdieu, 1996: 59). Las series de televisión, pese a ser ficciónes, no son ajenas a estas tensiones y están muy ligadas a su contexto, suministrando códigos simbólicos para desentrañar realidades. Aprovechando el boom que han vivido estas producciones en las últimas dos décadas en los EE.UU., podemos decodificar a través de ellas las tensiones derivadas del 11 de septiembre y de la Guerra contra el Terror de la Administración Bush; las frustraciones surgidas tras la Gran Recesión que debe afrontar la Administración Obama, o las reacciones devenidas del auge del conservadurismo de la mano de Donald Trump.

En este sentido, el presente texto se enmarca en un estudio más amplio sobre la transformación en clave de profundización democrática en el campo mediático a través de ficciones que apuesten por la justicia social (Aguado-Peláez, 2016a, 2016b, 2019). En este caso, el objetivo se centra en analizar los sistemas de dominación y sus resistencias representados en Steven Universe (Cartoon Network, 2013-2019) —a partir de aquí su—.

La justificación de la elección de esta producción se basa en que ha ocupado el foco de crítica y público por su capacidad innovadora al ser la primera serie de animación de Cartoon Network creada por una mujer que se identifica, además, como no binaria[1] —Rebecca Sugar— o en ser la primera animación infantil en celebrar una boda LGBTI+ entre dos protagonistas. Todo ello la ha llevado a hacerse con galardones como el Creative Arts Emmy Award (2018), los prestigiosos Peabody Award (2019) o el James Tiptree Jr. Award (2015) —premios a la ciencia ficción y fantasía que explora el género—. Así como ser la primera serie animada en obtener el galardón de Glaad[2] Media Award, premios creados para reconocer el apoyo en la cultura de los derechos de la comunidad LGBT+ en la categoría Outstanding Kids & Family Program (2019).

Teniendo todo esto en cuenta, se realiza una aproximación con el fin de preguntarnos, desde la ciencia ficción fantástica, ¿introduce SU, de forma más o menos manifiesta, sistemas de dominación extrapolables a nuestras sociedades?, ¿cuáles? ¿Se dibujan resistencias a esas opresiones?, ¿cómo? Antes de continuar, es necesario indicar que durante la exposición de resultados se desvela gran parte de la trama, incluido el final de la misma.

2. Marco teórico

Uno de los aspectos fundamentales en la lucha por el control simbólico es la representación de los cuerpos y de las identidades. Es decir, quién protagoniza las ficciones, desde qué posición y cómo lo hace. No es una preocupación reciente. En los años ochenta, Teresa de Lauretis (1989) aportaba el concepto «tecnología del género» para poner el foco en los medios de comunicación como instrumentos de legitimación cultural al construir y reforzar subjetividades capaces de impactar en la construcción del deseo, del género y de la sexualidad. Una década más tarde, Judith Butler (2002: 18) introducía la noción de «performatividad» entendida como esa «práctica reiterativa y referencial mediante la cual el discurso produce los efectos que nombra». Para Butler, el género y el cuerpo son construidos social y culturalmente pues «las normas reguladoras del ‘sexo’ obran de una manera performativa para constituir la materialidad de los cuerpos y, más específicamente, para materializar el sexo del cuerpo, para materializar la diferencia sexual en aras de consolidar el imperativo heterosexual».

Estos complejos debates introducen la idea de cuerpo como constructo cultural. En palabras de Meri Torras (2007: 20): «El cuerpo ya no puede ser pensado como una materialidad previa e informe, ajena a la cultura y a sus códigos. No existe más allá o más acá del discurso, del poder del discurso o del discurso del poder. El cuerpo es la representación del cuerpo, el cuerpo tiene una existencia performativa dentro de los marcos culturales (con sus códigos) que lo hacen visible». Por ello, contar con ficciones que introduzcan una nueva forma de acercarnos a los cuerpos es necesario para transformar el campo mediático en clave de justicia social. Es decir, pensar en «modificar la producción de signos, la sintaxis, la subjetividad. Los modos de producir y reproducir la vida» (Preciado, 2014: 12).

 En los últimos años, se ha dado un incremento a través de series como OITNB (Netflix, 2013-2019), Pose (Fx, 2018—), Sense8 (Netflix, 2015-2017) o She-Ra and The Princess of Power (Netflix, 2018—), entre otras. Algo que contribuye a la opresión de grupos alternos (re)produciendo diferentes sistemas de dominación ligados al género, la identidad, la raza o la sexualidad, entre otros (Collins, 1990; Platero, 2012).

Aun así, en los últimos años se han dado avances en las animaciones infantiles. Una de ellas es precisamente SU que, como se ha citado, ha sido aplaudida por su apuesta por la diversidad en plena reacción conservadora estadounidense. Por ello, va a ser el punto de partida para preguntarnos: ¿hasta qué punto estas ficciones pueden plantear unas subjetividades diversas?

3. Metodología

El objetivo de la presente investigación es analizar los sistemas de dominación y resistencias presentes en la serie de televisión SU. Para ello, se atiende al recorrido heroico del protagonista —y su grupo— con relación a los dos principales ambientes representados: la Tierra y Homeworld. Con este fin, se hace uso de la combinación de dos cestas metodológicas: 1) el análisis de contenido cualitativo (a partir de aquí ACC) y 2) la interseccionalidad y la «matriz de dominación» (a partir de aquí MD) de Patricia Hill Collins (2000, 2017).

3.1 Análisis de contenido cualitativo

Por un lado, el ACC, como referencian José Luis Piñuel (2002) o José Ignacio Ruiz Olabuénaga (2012), entre otros autores, permite profundizar en el texto explícito y latente. En este sentido, aporta características como adaptabilidad, flexibilidad, pluriplanteamiento, proximidad y singularidad, todas ellas necesarias para la comprensión de estos mensajes. Así, se toman como unidades de análisis los 160 episodios de SU (ver tabla 1) para el estudio de dos grandes dimensiones interrelacionadas: a) la construcción de los personajes y b) la representación del ambiente (ver tabla 2).

 

Tabla 1. Temporadas y episodios de SU[3].

Temporada

Año de emisión

Episodios

1

2013-2015

52

2

2015-2016

26

3

2016

25

4

2016-2017

25

5

2017-2019

32

Fuente: elaboración propia.

 

Estas 160 unidades de análisis se agrupan en once arcos narrativos basados en el recorrido de Steven que han sido divididos en las tres grandes etapas basadas en el monomito de Joseph Campbel (1972):

·           Salida: 1) Los dos mundos de Steven (101-124); 2) Las otras gemas (125-146); 3) El heraldo y la llegada (147-152).

·          Iniciación: 4) El descanso del guerrero (201-217); 5) Reto 1: Peridot (218-302); 6) Reto 2: Lapis Lazuli (301-315); 7) Reto 3: Jasper (316-325); 8) La partida hacia Homeworld (401-416).

·          Regreso: 9) Rose: los crímenes (417-421); 10) Pink: Sacrificio y cambio (501-524); 11) Steven: Identidad, redención y retorno (525-532).

3.2 Interseccionalidad

Para este estudio se hace uso de la interseccionalidad como herramienta de análisis para comprender las relaciones de poder al entender que «las vidas de todas, no sólo aquellas que forman parte de las minorías, están construidas sobre la base de organizadores sociales y estructurales que jerarquizan nuestras experiencias» (Platero, 2012: 22). Por su parte, Kimberlé W. Crenshaw (1991) explica cómo las discriminaciones —y los privilegios— no son simples ni independientes, sino que están interconectadas, entrecruzándose y solapándose de forma dinámica hasta crear un sistema de dominación múltiple y simultáneo que, a su vez, crea nuevas formas de opresión.

Así, respecto a la primera dimensión, se analiza cómo se construyen las identidades de los personajes principales (ver tabla 2) a través de un enfoque interseccional. Para ello, se tienen en cuenta diferentes marcadores identitarios y sus intersecciones a través de los siguientes ejes: apariencia física, clase, diversidad funcional, edad, especie, género, identidad, origen, orientación sexual, racialización o residencia.

 

Tabla 2. Personajes analizados (elenco vocal) y entorno.

Tierra

Homeworld

Amethyst (Michaela Dietz)

G

Jasper (Kimberly Brooks)

G

Bismuth (Uzo Aduba)

G

Blue Diamond (Lisa Hannigan)

G

Connie Maheswaran (Grace Rolek)

H

Lapis Lazuli (Jennifer Paz)

G

Garnet (Estelle)

G

Peridot (Shelby Rabara)

G

Greg Universe (Tom Scharpling)

H

Pink Diamond (Susan Egan)

G

Lars Barriga (Matthew Moy)

H

White Diamond (Christine Ebersole)

G

Pearl (Deedee Magno)

G

Yellow Diamond (Patti LuPone)

G

Rose Quarz (Susan Egan)

G

 

 

Ruby (Charlyne Yi)

G

 

 

Sadie Miller (Kate Micucci)

H

 

 

Saphire (Erica Luttrell)

G

 

 

Steven Universe (Zach Callison)

M

 

 

Stevonnie (AJ Michalka)

M

 

 

* Leyenda: G: Gema; H: Humano; M: Mestizaje

Fuente: elaboración propia.

 

Por otro lado, la segunda dimensión estudia cómo se construyen los dos ambientes representados: la Tierra y Homeworld, en relación con los citados personajes. Para la realización de este análisis vamos a hacer uso de la MD de Collins (2000, 2017) como una herramienta fundamental para reflexionar sobre la organización del poder en las sociedades —también de ficción—.

Muy brevemente, la MD explica cómo se organiza el poder en una sociedad determinada a través de la intersección de los sistemas de opresión que se organizan en cuatro dominios de poder interrelacionados: a) Estructural, aquel que organiza el acceso y las relaciones de poder, refiriéndose al derecho, la economía, la política o la religión; b) Disciplinario, que es el encargado de gestionar la opresión a través de la red de organizaciones burocráticas —jurídica, policial…—; c) Cultural —anteriormente hegemónico— relativo a las instituciones y prácticas sociales que justifican la opresión a través de cultura, ideología o valores, y d) Interpersonal, que influye en la vida cotidiana y, con ello, en cómo una persona entiende su propio ser, sus experiencias y relaciones con la comunidad.

En este sentido, esta maraña de dominios funciona como marco de interpretación para conocer qué dimensiones de poder actúan en los diferentes niveles —de lo macro a lo individual— y cómo afecta a diferentes personas y colectivos. Además, cabe señalar que uno de los elementos más interesantes de la maraña de dominios de poder es que permite detectar el juego de opresiones, pero también de resistencias y, con ello, destacar la capacidad transformativa de los agentes. En el caso que aquí nos ocupa, se analizará la MD de las dos sociedades que se presentan en la serie: la Tierra y Homeworld.

4. Resultados

4.1 Homeworld como distopía

Homeworld es el planeta natal de las Gemas. Se bosqueja como un régimen totalitario dirigido por un matriarcado conocido como The Great Diamond Authorityla Gran Autoridad del Diamante basado en el supremacismo de las gemas y en un sistema de castas. Además, su alto desarrollo tecnológico les permite viajar por el espacio colonizando planetas que explotan hasta la extenuación y añaden a su vasto imperio cimentado en la idea de un progreso ilimitado.

Si atendemos a la MD de Homeworld podemos ver cómo se entrecruzan tres grandes sistemas de dominación que afectan a los cuatro ámbitos de poder. Antes de continuar debemos señalar que, a partir de aquí, se hace uso de un asterisco (*) para indicar los sistemas de dominación equivalentes a las sociedades occidentales, aunque haya notables diferencias debido a las características narrativas de la ciencia ficción fantástica.

 

Figura 1. Matriz de dominación en Homeworld.

Imagen que contiene gráficos vectoriales

Descripción generada automáticamente

Fuente: elaboración propia.

 

Estos sistemas de dominación son el capitalismo* —y otros vinculados como el capacitismo, el clasismo/racismo*—, el colonialismo —especismo*— y el heteropatriarcado* —generismo* y LGBTIfobia— (ver figura 1). Así, podemos destacar los siguientes:

·          Capitalista*. Aunque en la serie no se explicita la propiedad privada de los medios de producción o la existencia de capital, se hace referencia a este sistema por sus similitudes en cuanto al imperativo del crecimiento, el predominio de la tecnología, la división del trabajo y la división de clases. Este sistema está altamente ligado a otros como son:

§   Capacitista: La hegemonía se sustenta en la idea de «perfección». Por ello, todas las gemas que se consideran imperfectas tienen que someterse a mejoras tecnológicas o ser directamente desechadas.

§   Clasista: Las gemas se dividen por clases sociales ligadas a su actividad —aristocracia, ejército, técnicas, profesionales liberales, cuidados…— a las cuales les corresponde un estatus determinado. Está muy ligado con su racialización*.

§   Racista*: Hacemos referencia a racialización en cuanto al tipo de tipo gema —cuarzo, perla, rubí, zafiro…— que conforman castas cerradas que no pueden mezclarse y que condicionan su estatus social.

·          Colonialista: Homeworld es un planeta que agoniza sin apenas recursos y donde las cosechas de gemas son aparentemente más débiles. Por ello, para seguir creciendo necesitan la colonización y explotación de otros planetas. Está muy ligado con el especismo*:

§   Especista*: Las gemas consideran como inferiores y prescindibles otras especies, como la humana. Algo que permite terminar con la vida en la Tierra, crear un zoo de humanos o tratar a personas como mascotas.

·          Heteropatriarcado*: Las gemas no tienen sexo —sus gemas se cultivan y sus cuerpos son proyecciones de luz—y se identifican con el género femenino —utilizan los pronombres her/she, sus voces están dobladas por actrices…—. Como se ha dicho, es un matriarcado, con ello, términos como hetero o patriarcado aparentemente no tienen cabida. Sin embargo, se utiliza este concepto porque se bosqueja un sistema en el que el género masculino y la cisheteronormatividad siguen presentes. Así, está vinculado a otros dos sistemas de dominación:

§   Generismo*: Aunque todas se identifiquen desde el femenino, en un principio, cada tipo de gema puede estar ligada con cualidades tradicionalmente entendidas como masculinas —altura, bravuconería, dureza, fuerza, objetividad, potencia, resistencia…— como es el caso de ágatas, cuarzos; así como tradicionalmente femeninas —corrección, delgadez, delicadeza, emocionalidad, gracilidad, subjetividad, reserva…— como Lapislázulis, Perlas o Zafiros. Si bien es cierto que cada una de ellas ostenta diferentes rangos en la sociedad, se puede detectar que el género se utiliza para denunciar ciertos arquetipos. El caso más obvio es el de las Perlas que son tratadas como objetos, pertenencias dedicadas a entretener y servir a sus dueñas.

§   LGBTI+fobia*: Se introduce en base a las fusiones, un proceso en el que dos o más gemas se unifican física y psicológicamente. Esta unión funciona como un recurso narrativo para introducir temáticas como la orientación sexual o la identidad de género. En este caso, Homeworld se dibuja como un planeta hostil que prohíbe las fusiones, exceptuando aquellas que son entre un mismo tipo de gema con un fin bélico.

4.1.1 Enredos sistémicos en los cuatro ámbitos

La MD como herramienta de análisis posibilita desvelar las fuertes interrelaciones que existen en las dinámicas del poder. Por ello, a continuación, se va a exponer cómo estos sistemas, lejos de ser estancos e independientes, se entrecruzan retroalimentándose y creando múltiples formas de dominación. Algo que se manifiesta en los cuatro ámbitos de poder que, a su vez, están altamente conectados.

Así, en el ámbito estructural de Homeworld, el sistema capitalista*, con su lógica de crecimiento ilimitado, acarrea la sobreexplotación de recursos y el consecuente agotamiento del planeta. Algo que las empuja a un sistema colonialista que les permita seguir consumiendo recursos y, consecuentemente, expandiéndose. Esta lógica imperialista se sustenta en el capacitismo y en el especismo*, pues se presentan como un pueblo altamente superior y, con ello, justifican los genocidios —no importa la vida de las especies colonizadas porque son claramente inferiores y sin valor—. Todo ello se resume en la explicación que realiza Garnet sobre el inicio de la colonización (513):

It was Era 1. The Diamonds, unique in their flawlessness, sought to expand their perfection across the galaxy. And it was for this purpose that Pink Diamond chose her first colony, the planet Earth. On Earth, every Gem was made to serve Pink Diamond, each with a role to play in her world's perfect empire. In comparison to their creator, their existence was ordinary. They were life-forms only meant to fit their mold, and no one had ever dared to think otherwiseuntil there was Rose Quartz[4].

En la primera parte de este fragmento, puede verse la superioridad de las gemas —flawlessness, perfection, perfect— que lleva al imperialismo —expand, colony—. En la segunda, hace referencia a la jerarquización de las gemas en diferentes clases —their existence was ordinary— y los roles que tiene cada gema —made to serve, fit their mold—. A este respecto, es interesante detenernos en el cruce entre los sistemas capitalista*, colonial y heteropatriarcal* que desvelan una amalgama de sistemas de discriminación que justifican el reparto de poder.

Antes de continuar, es necesario detenerse en la interacción entre el capitalismo* y heteropatriarcado* pues dan como resultado una división de espacios similar a la presente en nuestras sociedades (Amorós, 1985; Pateman, 1995). Así, Homeworld se sustenta en un sistema binario y jerárquico donde se valora y (re)conoce la parte pública —la guerra, la política, la tecnología— mientras entiende lo privado —amor, cuidados— como inútil e indeseable. Algo justificado en base a otra dicotomía: la supremacía de la razón —objetividad, independencia, productividad— sobre la emoción —subjetividad, dependencia, reproducción—.

A partir de aquí, del enredo entre los sistemas capitalista*, colonialista* y heteropatriarcal* podemos comprender la división de castas que condiciona su estatus o incluso su supervivencia. Esto es, a cada tipo de gema —racismo*— se le otorgan unas cualidades —capacitismo, generismo*— que se ligan a una función social y, con ello, a un estatus determinado —clasismo—. Como consecuencia, se crea una división en base a castas estancas basadas en la objetivización de la capacidad para realizar una tarea concreta. Así, las gemas se cultivarán según las necesidades del imperio y realizarán esa labor en exclusividad a lo largo de sus vidas, siendo desechado cualquier otro tipo de actividad por razones no productivas —amor, ocio, placer…—.

Por otro lado, el ámbito disciplinario responde a la marcada jerarquía social, la ausencia de separación de poderes y el gran peso de lo militar que vuelve a poner de manifiesto el cruce entre capitalismo*, colonialismo y heteropatriarcado*. En este sentido, Homeworld se dibuja como un panóptico de control social ligado al poder del ejército —un gran número de gemas se dedican a la seguridad y la guerra como ágatas, cuarzos, rubíes, topacios…— y al gran desarrollo tecnológico —escáneres, desestabilizador de gemas…— que hacen que la gestión de la opresión a través de la red de organizaciones burocráticas sea implacable.

A partir de aquí, cualquier elemento que atente contra esa aparente perfección es duramente castigado. Por ejemplo, las discapacidades físicas o intelectuales que no permitan el correcto desarrollo de las funciones establecidas —sistema capacitista—, las fusiones que transgredan las normas —LGBTI+fobia*—, los traspasos en las labores asignadas —clasismo, generismo*, racismo*—, los fracasos o cualquier acto considerado rebelión. Todo ello se condena con la encapsulación en burbujas —dejarlas en un estado durmiente indefinido— o, directamente, la destrucción —pena de muerte—. En este sentido, cabe destacar la fusión forzosa como castigo. Durante la segunda temporada se descubre que Homeworld ha desintegrado y fusionado las gemas rebeldes para crear una gran arma geológica en el interior de la Tierra.

Para que estos sistemas puedan mantenerse, el ámbito cultural actúa justificando la opresión a través de una ideología que (re)produce la discriminación. Así, es común que las gemas ataquen la diversidad que ven como una imperfección —«impurities»— y su defensa como una forma de debilidad. Como reprende White a Steven: «It's a pity, the way you bring out the worst in others. See how you've encouraged their deficiencies? It's written all over their gems: insecure, dependent, obsessed» (531)[5].

Así, es habitual que las propias gemas sean las encargadas de cargar contra este tipo de diversidad. Sirva de ejemplo el caso de las fusiones por deseo propio a las que es habitual que se haga explícita su animadversión—«Oh great. You're both out? And you're fused again? Why? Fusion is just a cheap tactic to make weak Gems stronger. Quit embarrassing yourselves!» (Jasper, 152); «filthy war machine» (Peridot, 218), «Before we begin... would you mind un-fusing? It's making me incredibly uncomfortable» (Peridot, 221)[6]—. Incluso cuando se tolera, hay repulsión a mostrarlas en público: «Garnet? Does that call herself a Garnet? What would you have her do? Enter with the Demantoids, the Hessonites, the Pyropes? Pink, I'm being very generous, but you can't expect me to…» (Blue, 527)[7].

Otra de las correcciones habituales es hacia las Perlas. En general, en Homeworld «they consider me one of your things» (Pearl, 526)[8]. En este sentido, uno de los momentos más visibles es la reacción de una Peridot recién llegada a la Tierra ante Pearl (220):

Peridot: So, who do you belong to anyway?

—Pearl: NOBODY!

Peridot: Then... what are you for? Well, you can belong to me for now. Ha! A peridot with a pearl, what would they say back home?

—Pearl: Now listen here, you tiny twerp! In case you've forgotten, you're on our turf now! And I didn't fight a thousand-year war for this planet's independence to take orders from the likes of you!

Peridot: Excuse me? I am a natural technician and a certified Kindergartener. I was made for this! You were made to take orders, not to give them![9]

Esta conversación es resultado del cruce entre sistemas como clasismo / racismo* / generismo* y se complementa con otras declaraciones que profundizan aún más en la objetivización de Pearl: «They’re made for standing around and looking nice and holding your stuff for your, right?»; «She’s a Pearl, she’s made to follow orders like the hundred of other Pearls»; «Accesory, somebody’s toy» (Peridot, 220)[10].

El ámbito cultural puede verse también en el esfuerzo por controlar la narrativa de la Gem War. Así, en Homeworld tratan a las Crystal Gems como traidoras (152) y crean una visión de la Rebelión totalmente distorsionada en la que su líder, Rose Quarz, ha pasado a ser un personaje pseudo-mitológico: «She was the Anti-Gem: an organic beast that burst out of Earth's crust and vowed to destroy all Gems!»; «She was made from a vein of hyper-defective Quartz. A malformed Quartz gone haywire», «Don't be silly! Rose Quartz isn't real!» (513)[11].

Por último, estos tres ámbitos condicionan el interpersonal. De esta forma, es habitual que las gemas tengan la opresión interiorizada y que ellas mismas se recriminen. Así, las propias Off ColorsDecoloridas, un grupo de gemas que vive escondido al margen de la sociedad por tener algún tipo de diversidad funcional o por decidir vivir en una fusión permanente— se refieren a ellas mismas en los siguientes términos: «You can't just walk around on the surface like that! You're off-color, just like the rest of us. […] You know, wrong… not right. Flawed. Gems like us aren’t needed» (503), «Who would say nice things about Gems like us? We're completely inappropriate, and so are you. We should all be ashamed» (513)[12].

4.2 La Tierra como utopía

“Because the Earth is a place where we can be ourselves. We can live freely without having to hide who we are” (504)[13]. Así describe Steven el planeta Tierra que, en contraposición a Homeworld, toma el papel de utopía desdibujando la MD del planeta natal de las gemas y resaltando la capacidad de resistencia. Para comprender esta (de)construcción es esencial atender al camino heroico del protagonista ya que gira sobre la lucha contra las opresiones a través de la superación del pensamiento binario. En general, el binarismo forma parte de Steven que está a caballo entre humano —Gregg— y gema —Rose—; entre la cotidianidad —Beach City— y la magia —Crystal Gems—; entre hombre y mujer —por sus poderes maternales—; entre niño y adolescente —tiene 14 años, pero se desarrolla más lento por su condición mágica—; entre Rose —rebelde— y Pink —colona—. En este sentido, la deconstrucción de la MD se narra mediante el camino heroico de Steven que gira en torno a convertir el binomio en mestizaje y, como tal, abrazar cada una de sus contradicciones.

4.2.1 Vs capitalismo*: más allá de los binomios capital/vida

La Tierra se bosqueja a través de lo local mediante Beach City (ver imagen 1), una localidad al borde del océano Atlántico en el ficticio Estado de Delmarva (EE.UU.). Este pequeño municipio turístico cuenta sólo con un puñado de habitantes dibujados desde la diversidad de edad, género, procedencia, racialización[14]... En este sentido, la narración se desarrolla bajo una mirada occidental aunque se difuminan ciertas costumbres para que sea algo más genérico —por ejemplo, apostando por el laicismo y evitar representar la Navidad o hacer alusión a divinidades en Acción de Gracias—.

 

Imagen 1. Beach City.

Fuente: Steven Universe (imagen recurrente).

 

Beach City se dibuja bajo un régimen de democracia representativa y un sistema capitalista basado en una sociedad de consumo. Como se describe desde la mirada de un niño, el sistema económico gira en torno al parque de atracciones, la arena de lucha libre, la sala de máquinas o las tiendas de helados, de comida rápida o camisetas. Y, en consecuencia, las profesiones giran fundamentalmente en torno al sector servicios —medicina, reparto, seguridad o ventas—. Además, Steven muestra un especial apego al consumo, fundamentalmente a la comida basura, los videojuegos, la televisión, el coleccionismo geek —y, con ello, a las compras online—. De hecho, la presencia de estos elementos simboliza a lo largo de la trama el descanso del guerrero —como se puede ver en los arcos narrativos 1, 4, 8 o 9—.

Esto es de interés porque SU no ataca al capitalismo como sistema, sino a su vertiente más deshumanizadora —esa que habíamos referido como capitalismo*—. Con ello, es usual que se dignifique el trabajo a la par que se enfatice la importancia de evitar vivir para trabajar —«Working hard is important, but feeling good is important too» (Steven, 224)[15]—. En este caso, es especialmente relevante el personaje de Greg Universe —padre de Steven— que representa un estilo de vida sencillo, incluso después de convertirse en millonario: «♪♫ Bright, sunny day don't cost nothin'. Light, summer breeze, don't cost nothin'. What do I do, with all this money when the only thing I want is you?» (Don’t cost nothing, 308)[16].

Sin embargo, el capitalismo terrícola no se presenta como un sistema perfecto. En ocasiones se muestran sus miserias a través de las grandes ciudades como Empire City donde el dinero es poder o una Jersey altamente contaminada —«You'd like it in Jersey. The people here seem to hate the Earth, too» (Steven a Lapis, 303)[17]—. Beach City tampoco se libra de ellas y se criticará la excesiva competitividad o la existencia de trabajo alienante, como puede verse en la canción improvisada de Sadie Working dead, en alusión al serial zombi de AMC The Walking Dead (508):

♪♫ Hate my job. I really oughta be in mourning. But I've got another shift this morning. Every day feels like it's never-ending. What's the point of all this time I'm spending here at this dead-end job! We are the Working Dead. And we lurch for minimum wage[18].

De nuevo, se presenta una confrontación directa contra los sistemas capacitista, clasista y racista* de Homeworld al abogar por el cambio a través de aspirar a otras profesiones, aunque siempre desde la responsabilidad —«You know, people grow, whether they want to or not. But growing up is something you got to decide to do» (Greg, 316)[19]—. Algo especialmente importante para las gemas desvalorizadas por tener alguna imperfección Amethyst o Peridot— o simplemente por haber sido asignadas a una tarea concreta —Pearl—.

4.2.2 Vs heteropatriarcado*: más allá del binomio razón/emoción

Uno de los esfuerzos centrales en la trama de SU es la superación del binarismo jerárquico ligado a hombre/mujer y masculino/femenino. Puede definirse como: «a show that offers a wide range of gender representations, without conforming to stereotypical models commonly found in children’s cartoons, and thus creating a broader understanding of the meaning of femininity and masculinity» (Sá y Tavares, 2017: 353)[20].

En primer lugar, destaca el propio Steven que tiene la gema de su madre y, con ella, sus poderes protectores. Así, el arma que invoca es un escudo, tiene capacidad sanadora y sus capacidades están ligadas a sus emociones —«Steven's powers are maternal. Control of his gem is based on emotional clarity. His shield only comes out when he's feeling extreme emotions» (Mr. Gus, 203)—. Esto hace que tenga una gran capacidad de empatía que lo lleva a conectar con su entorno: «You have empathetic powers that other Gems don't have. You're unusual, Steven, like them and like me. It's not something to fear. It's something to celebrate» (Garnet, 513) [21].

Esto va a marcar la forma de mostrarse al mundo. Steven se aleja de la masculinidad normativa y no tiene problemas en llorar en público; en llevar vestido, maquillaje y tacones (ver imagen 2); en adorar las novelas románticas, o en reconocer que lleva toda su vida planeando su boda. De esta forma, se presenta una idea de género fluido a la vez que se reivindica ciertos aspectos tradicionalmente considerados como femeninos e impropios de un héroe, como positivos y deseables.

 

Imagen 2. Steven actúa en Beach City.

Fuente: Steven Universe, capítulo 217 Sadie’s song.

 

Por otro lado, el tiempo que las gemas paran en la Tierra también sirve para deconstruir ciertos elementos ligados a la MD de Homeworld como el generismo*. Uno de los ejemplos es el caso de las Perlas que, como se ha citado anteriormente, son totalmente objetivadas y encerradas en lo privado. Por esto, el camino heroico de Pearl está ligado al empoderamiento personal en base al aprendizaje —«She trained herself to fight! She learned how to build things! And she works hard every day to be greater than she already is! That's not common; that's amazing!» (Steven de Pearl, 220)[22]— y, sobre todo, a superar la dependencia emocional hacia Rose —su gema— que verbaliza en forma de canción (It’s Over, 308):

♪♫ I was fine with the men who would come into her life now and again. I was fine, ‘cause I knew that they didn't really matter until you. […] You won, and she chose you, and she loved you, and she's gone. It's over, isn't it? Why can't I move on? […] Who am I now in this world without her? Petty and dull, with the nerve to doubt her. What does it matter? It's already done, now I've got to be there for her son[23].

A este respecto, otro de los recursos narrativos más interesantes son las fusiones (ver imagen 3). Por un lado, sirven para reflexionar sobre las relaciones sociales. Así, cualquier fusión con fines no bélicos o entre gemas de diferente tipo permite transgredir los sistemas clasistas y racistas* de Homeworld y enfrentarse a la idea de utilitarismo y guerra —capitalismo* y colonialismo—. En este sentido, las Crystal Gems —de diferente tipo y estatus— se fusionan entre ellas a través de un baile —sensual— con total naturalidad tanto en misiones como fuera de ellas.

 

Imagen 3. 3.1 Amethyst y Pearl se fusionan en Opal; 3.2 Garnet y Pearl bailan para fusionarse en Sardonix.

Fuente: Steven Universe, capítulos 112 Giant Woman y 211 Cry for help.

 

Por otro lado, las propias fusiones se presentan a caballo entre una relación y una transición y, con ello, permiten reflexionar a nivel individual y social sobre la identidad y las relaciones sexo-afectivas. Este es el caso de Garnet cuyo camino heroico está ligado a la dificultad de quererse y respetarse en un mundo hostil y, en consecuencia, a la necesidad de luchar por la aceptación y por ser vista. Así, es la encargada de mostrar que donde hay opresión también hay resistencias (Stronger than you, 152):

♪♫ The two of us ain't gonna follow your rules […] I can see you hate the way we intermingle but I think you're just mad 'cause you're single and you're not gonna stop what we made together. We are gonna stay like this forever. […] And we'll always be twice the gem that you are. I am made of love. This is who we are. This is who I am […] I am even more than the two of them. Everything they care about is what I am. I am their fury. I am their patience. I am a conversation. I am made of love, and it's stronger than you[24].

En este sentido, las fusiones están fuertemente ligadas al mundo de las emociones: «For a fusion to work, there needs to be balance […] To find balance, you must understand your feelings. To understand your feelings, you must see them clearly without running from them» (Garnet 404)[25]. Así, cuando esta se realiza de forma consciente y consentida se describe como una forma de amor. Un recurso que ha servido para introducir la primera boda lésbica en una animación infantil (ver imagen 4).

 

Imagen 4. Boda de Ruby y Saphire.

Fuente: Steven Universe, capítulos 523—524 Reunited.

 

Ahora bien, la fusión también puede ser negativa. Por un lado, cuando parte de un sentimiento tóxico consume a quien la conforma. Este es el caso de SigiliteAmethyst y Garnet— que pierde totalmente el control hasta el punto de herir a seres queridos o de MalachiteLapis Lazuli y Jasper— que termina siendo una relación de abuso y dependencia. Por otro, se pone de manifiesto la importancia de que sea un acto de libertad —como una crítica al cluster forzado: «Fusion is a choice, those Gems weren't given a choice. It isn't right; it isn't fusion!»[26] (Garnet, 208) —; realizada sin engaños —como Pearl y Sardonyx (211-215)—, o pensada para terceros —Stevonnie y Kevin (311)—. En definitiva, las fusiones sirven para introducir temas altamente complejos y duros en un lenguaje infantil. Temas como la discriminación al colectivo LGBTI+, el maltrato o la importancia del consentimiento.

Antes de continuar, es interesante destacar otro tipo de fusiones: las que transgreden especies. En primer lugar, nos encontramos la fusión entre Rose y Greg que, si bien no son capaces de fusionarse al estilo de las gemas, sí lo hacen en base a amor y complicidad. Un paso más llega con Stevonnie. Debido a su mestizaje, Steven es capaz de fusionarse con Connie —su mejor amiga humana— dando lugar a una tercera persona —«Stevonnie, you are not two people. And you are not one person. You are an experience. Make sure you're a good experience. Now, go. Have fun!» (Garnet, 137)[27].

Así, cuando se convierten en Stevonnie pasan a ser un personaje en la veintena, intersex y no binario. Es importante porque esta identidad se introduce con naturalidad y Beach City identifica a Stevonnie con los pronombres they/them[28], fascinando por igual a hombres y mujeres (ver imagen 5). De nuevo, pueden jugar con el género introduciendo escenas como Stevonnie afeitándose.

 

Imagen 5. 5.1 Steven y Connie bailan antes de la fusión; 5.2 Stevonnie se encuentra con Sadie y Lars por primera vez.

Fuente: Steven Universe, capítulo 137 Alone together.

 

La ruptura con este binarismo es especialmente visible en el caso de Steven, pero no solo. Así, Amethyst tiene una especial habilidad para cambiar de forma, un poder de las gemas que no suelen utilizar porque también está mal visto en Homeworld. Sin embargo, Amethyst lo utiliza constantemente y es usual verla convertida en cosas —helicóptero—, animales —búho, cocodrilo, gato…— y personas —policía, Lars, Lion, Steven, Pearl, Rose…—. A este respecto, es muy reseñable cuando aparece como su alter ego Purple Puma, un luchador construido desde la masculinidad —utiliza pronombres he/him— con total naturalidad (ver imagen 6). De esta forma, la serie se llena de guiños queer a través de las fusiones, del shapeshifting, de algunas relaciones amorosas o de la propia construcción de la familia de Steven.

 

Imagen 6. 6.1 Steven y Amethyst; 6.2 Amethyst convertida en Purple Puma.

Fuente: Steven Universe, capítulo 109 Tiger Millonaire.

 

En cuanto a la familia, es reseñable el hecho de que SU introduzca en la trama diferentes modelos familiares desde nucleares, monoparentales, unipersonales o ensambladas[29]. En este caso, aunque no se presentan homomarentales directamente, la propia familia de Steven funciona como tal al vivir con las tres gemas en el Templo e ir a visitar a su padre que siempre está presente pero que vive en su caravana. En este sentido, pese a ciertos roces[30] se presenta como totalmente normal.

Antes de continuar, es necesario señalar que, aunque esté desdibujada, no quiere decir que la Tierra esté libre de dominaciones. Por ejemplo, Lars es un joven que intenta paliar sus inseguridades acentuando la masculinidad normativa —falta de afecto, bravuconería, falso valor—. Sin embargo, esta impostura lo aleja de sus objetivos —la popularidad— y de disfrutar de lo que le hace feliz —como cocinar o Sadie—. Cabe destacar que, al contrario que las Crystal Gems, el camino de deconstrucción de Lars se va a realizar en Homeworld cuando abraza sus miedos al ayudar a las Off Colors.

4.2.3 Vs capacitismo: más allá de los binomios objetivo/subjetivo

Como se afirmó con anterioridad, la Tierra da una segunda oportunidad para las gemas consideradas como imperfectas para desarrollar nuevas habilidades —como Peridot—. En este sentido, es interesante detenernos en el caso de Amethyst, más pequeña que el resto de cuarzos, pero que no es consciente de ello hasta que Peridot se lo hace ver: «You're a strong, singular, fully-functional soldier, despite the fact you're defective […] Well, you're a Quartz. They're huge, loyal soldiers. You should be twice your size. Broad shouldered, intimidating. But you simply stayed in the ground too long» (221)[31].

 

Imagen 7. Los cuarzos Jasper y Amethyst se enfrentan.

Fuente: Steven Universe, capítulo 318 Crack the Whip.

 

Esta revelación impacta profundamente en el personaje que se obsesionará con vencer a Jasper, una Cuarzo en su esplendor (ver imagen 7). En este sentido, el camino heroico de Amethyst está ligado a la aceptación y la resistencia viene de abrazar la diversidad y de crear lazos de apoyo (323):

Amethyst: I can't win. No matter what I do, no matter how hard I work, she came out right, and I came out... wrong.

Steven: Stop trying to be like Jasper. You're nothing like Jasper! You're like me! Because we're both not like anybody. And yeah, it sucks, but at least I've got you. And you've got me! So stop leaving me out of this.

Amethyst: Us worse Gems stick together, right?

Steven: That's why we're the best[32].

El hecho de que Amethyst hubiera hecho su vida sin complejos hasta que Peridot le señala sus imperfecciones hace que éstas también se presenten como constructos sociales. Esto nos lleva a la deconstrucción de otro de los binarismos: objetivo vs subjetivo. La MD de Homeworld se sostiene en encumbrar pensamiento racional-científico, basado en la objetividad de los hechos. Así, las jerarquías sociales se justifican en cualidades imparciales y, con ello, las diamantes han de liderar porque son perfectas: «They're objectively better than us. Every Gem has their strengths and weaknesses, but not them. They're absolutely totally completely flawless beings! Especially my Diamond, Yellow Diamond, the most perfect, the most reasonable, rational, efficient decider ever to exist in the universe!» (Peridot, 225)[33]. En consecuencia, se rechaza totalmente las subjetividades, incluyendo cualquier tipo de emocionalidad que se señalan como irrelevante —«irrelevant» (527)— o cualquier acto que no sea productivo.

Sin embargo, la trama va a ir limando esta idea mostrando que la objetividad, como la perfección, no deja de ser una subjetividad aceptada por la mayoría. Este aspecto es central en el quinto arco narrativo, centrado en Peridot, la recién llegada gema que verbaliza constantemente el capacitismo, el clasismo, el racismo*, el machismo* o la homofobia* discriminando a todas las Crystal Gems. Así, el protagonista ayuda a Peridot a deconstruir su MD interiorizada —para que respete la vida en la Tierra y también la diversidad de sus compañeras— en el que va a ser el primer gran reto de Steven en su camino heroico. Reto que, con paciencia y cuidados, logra superar. En suma, Peridot pasa de defender las bondades de la colonización como un hecho objetivo —«But think of the good it would have done. The Gems that would have been made, our Empire expanded» (224)[34] — a abrazar la sostenibilidad de la vida (508):

This used to make sense to me. I thought life was generated in a Kindergarten. Formless, aimless energy channeled into new, useful Gems. But life doesn’t start in a Kindergarten. It ends here. I’ve gotten used to plants everywhere. Bugs and breeze and sunshineAll of that has been sucked out of this place. It’s with the Amethysts that were produced here, and now, this place is nothing but a miserable husk. All of the amethysts are gone[35].

Este reto se repetirá en diversas ocasiones, unas de forma fallida —séptimo arco dedicado a Jasper—, otras con altibajos —sexto arco de Lapis Lazuli— pero todas ellas como fuente de aprendizaje de cara al reto final: las diamantes. En consecuencia, no sólo se cuestiona la objetividad, sino que se abraza la subjetividad y, con ello, estas tramas sirven para visibilizar y reconocer el mundo de las emociones y de los cuidados, cuestionando la tan aclamada perfección: «Does this look perfect to you? […] My dad says if every pork chop were perfect, we wouldn't have hot dogs […] It means if you try and make this empire perfect… if you just wipe away everything you see as flawed, you lose all the things that make you happy… like hot dogs» (Steven, 530)[36].

4.2.4 Vs colonialismo: más allá del binomio nosotras/ellas

Otra de las críticas centrales en la serie es la intersección entre los sistemas capitalista* y colonialista —así como especista*—. Narrativamente, se parte de una construcción básica de nosotras vs ellas que descansa sobre la dicotomía Tierra/Homeworld, como hemos visto a lo largo del presente texto. Sin embargo, los esfuerzos por construir la otredad terminan sirviendo precisamente para deconstruirla.

En un primer momento, se narra cómo, hace miles de años, un grupo de gemas conocidas como las Crystal Gems se rebelan contra su planeta natal para proteger el planeta Tierra y la vida que acoge. En este sentido, se da un primer relato desde el nosotras, rebeldes (buenas) vs ellas, colonas (malas) de forma absolutamente maniquea. A partir de aquí, la Tierra, territorio colonizado se dibuja como un territorio donde se honra la vida que merece la pena defender: «♪♫ Life and death and love and birth, And peace and war on the planet Earth. Is there anything that's worth more than peace and love on the planet Earth» (Peace and Love (on planet Earth), 224)[37].

No obstante, a medida que la trama avanza, la Tierra comienza a simbolizar la libertad: «It's not a shell, there's so much life. Living here, that's what I'm doing! I'm living here! I've been learning new things about myself all the time! Like how I can make metal do my bidding! The point being Earth can set you free» (Peridot, 323)[38]. En este sentido, a partir de la cuarta temporada se explica que la defensa de la Tierra no se realizó solo por la vida terrícola sino por la propia libertad de las Crystal Gems.

En este momento, se pasa de ese nosotras, rebeldes a nosotras, refugiadas, aunque se mantiene el nosotras, buenas vs ellas, malas. Y la Tierra pasa de territorio colonizado a territorio de acogida. Así, a pesar de que las gemas llevan aquí más tiempo que los humanos se encuentran en situación irregular. Esto es fundamental porque, de nuevo, permite introducir temáticas muy complejas desde una mirada infantil como el concepto de ciudadanía —«What was I supposed to tell the DMV? That I'm from another planet?! I'm not exactly a citizen, Steven!» (Pearl, 406)[39]— o de refugio político.

A este respecto, cabe destacar el episodio especial de Acción de Gracias (408-409) emitido el 17 de noviembre de 2016 —dos semanas después de la victoria de Trump en las elecciones—. En él, Andy de Mayo (Dave Willis), primo de Gregg, se encuentra con las Crystal Gem viviendo en el granero familiar. A partir de aquí, el hombre se muestra reacio a las gemas, a las que tratará de forma despectiva. Uno de los momentos fundamentales es cuando Gregg le pide que las deje quedarse:

Greg: Andy, look, they just really needed a place. They're alien refugees from space and

Andy: They're illegal aliens! What? You couldn't even marry an American?! […] You turned your back on your family just so you could get in with a bunch of weirdo, hippie, Martian immigrants. You two, get the heck off my planet, out of my country, and out of my barn![40]

En este pequeño fragmento, se puede ver cómo se activa la MD y se deja ver el especismo* y el racismo* a través del uso del término «ilegal», el cruzar la noción de migrante con refugiadas o el hecho de expulsarlas de su granero y también de su planeta sin conocerlas de nada. Como acostumbra la serie, la discriminación se lima cuando los protagonistas conectan y se conocen (ver imagen 8), dejando entrever que el gran problema de Andy es el miedo a los cambios. Esto es algo fundamental porque el recorrido heroico de Steven se basa precisamente en hacer crecer a esta familia a partir de nuevas amistades como Connie, Lapis Lazuli o Lion pero, sobre todo, a partir de componentes que, en un principio, parten de la otredad como son Peridot, Andy deMayo, Bismuth o las propias Diamantes.

 

Imagen 8. Acción de Gracias en familia.

Fuente: Steven Universe, capítulos 408-409 Gem Harvest.

 

Volviendo a las Diamantes, la urgencia de ser libres permite introducir el debate de si el fin justifica los medios. Así, cuando Steven descubre que Rose asesinó a Pink —colona de la Tierra— para salvar el planeta, las Crystal Gems no dudan en justificar sus actos: «She had to. The Earth belonged to Pink Diamond. Destroying her was the only way to save the planet. For Amethyst to be herself, for Pearl to be free, for me to be together. For you to exist» (Garnet, 325)[41]. Una defensa que descansa en esa visión totalmente maniquea de buenas/malas (Garnet, 513):

It was an impossible fight, but we fought anyway. And the more Gems who saw us, the more who joined. But Pink Diamond's forces proved too strong. Rose feared that soon she would have nothing left to protect. Rose Quartz drew her rebel blade and shattered Pink Diamond, saving the Earth for all time from her reign of terror[42].

Sin embargo, esta justificación no convence a un Steven que comienza a dudar de las fronteras entre bondad/maldad en un conflicto que lo irá consumiendo paulatinamente hasta que, finalmente, descubre que Pink y Rose son la misma persona. Todo había sido una actuación para poder proteger la vida en la Tierra. Con este giro, la otredad queda totalmente desmontada, ya que la demonización que parte de las Crystal Gems habían creado alrededor de Pink era similar a la que Homeworld había creado alrededor de Rose. Y ambas eran falsas.

De esta forma, Steven plantea el reto para el que lleva preparándose toda la trama: Nosotras, Tierra y Homeworld, familia, como deja patente en la canción Familiar (526): «♪♫ But this time, I've had some practice at helping a struggling family! Oh, I'll get them all together in one place and once we're all together face to face, I'll show them all the error of their ways and stop their spread of terror across space!»[43]. Y, así, los tres últimos arcos narrativos se dedicarán a la superación de la otredad externa —Homeworld vs Tierra— pero también interna —la sombra de Pink y Rose— para poder encontrar su identidad, poder reencontrarse consigo mismo (ver imagen 8).

 

Imagen 9. Abrazo de aceptación de Steven.

Fuente: Steven Universe, capítulos 531-532 Change your mind.

4.3 Desmontar la matriz mediante el cambio

“But nothing is still on Earth. Everything's always changing-leaves, cities, even Jersey changes” (Steven, 303). El propio hecho de comprender la idea de cambio para unas gemas cuyos cuerpos son halos de luz constantes y que están insertas en un mundo absolutamente conservador —«Everyone stays where they belong» (Yellow Pearl, 527)[44]— simboliza un reto. Pero lo hacen porque el cambio es inherente a la Tierra, inherente a la propia vida que es, en definitiva, un cambio constante a través del ciclo vital, uno de los aspectos que más sorprende a las gemas. En palabras de Rose comparando un bebé y un adulto (316):

You're both human. You have to admit, it's a little confusing. You're big and can talk, and he's small and can only make noises. How was I supposed to know you were the same species? […] When a Gem is made, it's for a reason. They burst out of the ground already knowing what they're supposed to be, and then... that's what they are. Forever. But you, you're supposed to change. You're never the same even moment to moment -- you're allowed and expected to invent who you are. What an incredible power: the ability to "grow up"[45].

Rose va a abrazar este cambio, de hecho, la propia existencia de Steven es fruto de ella desapareciendo en el cuerpo de su hijo. Pero también lo es la evolución de Amethyst, Garnet, Pearl y del propio Steven porque la transformación está totalmente ligado al concepto de resistencia. Y la resistencia al concepto de transformación (519):

Pearl: Before Garnet, Rose was only fighting for Earth. But Garnet changed everything. Rose wanted to fight for her, she wanted to fight for Gems! And maybe she was foolish, and maybe even...selfish, but she was-

Sapphire: Following us. […] This whole time, we thought we were following her, but she was following us. How could she not after you swept her off her feet?

Pearl: What? Me?

Steven: Are you kidding? You took her on this whirlwind tour of Earth and then she wanted to live here with you forever!

Sapphire: That's just how I felt when I came here with Ruby![46]

En este sentido, a lo largo de las cinco temporadas —y con especial fuerza en las dos últimas— todo muda en Beach City. Así podemos ver a personajes pasar de clase baja a millonario —Greg—; de alcalde a vendedor de rosquillas —Dewey—; de pizzera a alcaldesa —Nanefua—; de trabajo alienante a estrella de rock —Sadie—; de niño rosquilla a capitán en una tropa alienígena —Lars—; de aliadas de Homeworld a rebeldes de la Tierra —Lapis Lazuli y Peridot—; de la infancia a la adolescencia —Connie, Sadie, Steven—... Porque, en definitiva, el cambio es inevitable —«Well of course everyone's changing. Nothing can stay the same forever» (Steven, 516)[47]—.

Sin embargo, eso no quiere decir que no esté ligado a ciertas resistencias vinculadas a la incertidumbre y al miedo. El claro ejemplo es el citado episodio de Acción de Gracias en el que Andy echa en falta tiempos mejores y ataca todos los cambios —«It just doesn't feel fair, everything got so different. I wanted everybody to stay the same, but they-they just didn't. Geez. What am I even doing? I got an airplane. I could've been visiting everybody, everywhere they went» (Andy, 408-409)[48]—.

Pese a los temores, los personajes terminan abrazando las alteraciones, con un resultado positivo. Sin embargo, para que se dé esta aceptación, se presenta como fundamental la conexión y reflexión. Y, para ello, la figura de Steven es fundamental. En este sentido, aunque el protagonista es un guerrero y va a participar activamente en batallas, su poder fundamental es la empatía y su arma el diálogo. Esto es muy importante porque, aunque la trama se narre desde la acción, las batallas más importantes de Steven son en el campo ideológico. Y las pruebas típicas del camino del héroe se basan en deconstruir los sistemas de dominación, tanto en la humanidad como en las gemas. A veces, exitosas —Peridot—, otras fallidas —Jasper— y casi siempre con altibajos —Lapis, Bismuth—. Pero todas ellas lo preparan para la batalla final contra las tres diamantes —especialmente White—.

5. Conclusiones: diálogo como transformación

♪♫ I don't need you to respect me, I respect me

I don't need you to love me, I love me

But I want you to know you could know me

If you change your mind ♪♫

(Steven, Change your mind, 532)[49]

El camino heroico de Steven Universe termina de forma alegórica cuando sus dos identidades —gema y humano— se funden en un abrazo. Una fusión que representa su aceptación y que abre la puerta a que el resto también pueda (re)conocerlo. En este sentido, la mezcla y el mestizaje se presentan como alternativa a sistemas binarios puros, dicotómicos y jerarquizados. Atrás queda un largo camino en el que el adalid no tiene tanto que luchar con enemigos físicos sino con fantasmas ligados a la matriz de dominación. Y, para superar estos retos, lo central es abrazar la idea de cambio. Un cambio narrativo que apuesta también por un cambio en la ficción reguladora del género presente en la cultura dominante de la que nos hablan Teresa de Lauretis (1989) o Judith Butler (2002). Pues los personajes en esta ficción se alejan de los patrones naturalizados para buscar las resistencias dentro del género y reivindicarlo como un espacio de búsqueda y de libertad.

De esta forma, el camino de transformación individual y del entorno que se realiza se presenta como algo inevitable e inherente a la condición humana. Y, con ello, en Beach City todo se altera rompiendo con la idea de animación basada en capítulos autoconclusivos donde todo vuelve (casi) a la normalidad. Ese «It was just a matter of knowing the secret of all TV shows: At the end of the episode, everything's always right back to normal» de Fry con Nueva Nueva York en llamas (Futurama, 112, When Aliens Attack)[50]. Una permuta que se acelera de forma considerable durante su cuarta y, especialmente, quinta temporada (2016-2019).

En este sentido, es inevitable avistar una relación con el contexto político y social estadounidense que coincide con la vuelta al pasado simbolizado en ese Make America Great Again de Donald Trump. Una ola conservadora que explota precisamente con el miedo al cambio apelando al privilegio —ese sujeto cartesiano basado en el cruce de ejes varón, autóctono, blanco, clase acomodada, heterosexual, sin discapacidades— y que carga contra colectivos —LGBTI+, mujeres, migrantes, racializados,…— que han protagonizado —y protagonizan— importantes movilizaciones culturales, sociales y políticas por un cambio hacia la diversidad —Black Live Matters; Refugees; Marcha Inmigrantes; March Woman, MeToo, etc.—.

De esta forma, aunque esta sea una animación dirigida a un público infantil, comparte la capacidad de otras obras enmarcadas en la Ciencia Ficción (fantástica) de abordar asuntos culturales, políticos y sociales muy cercanos, con la distancia que otorga el género. En sus tramas, introduce temáticas altamente complejas que van de la crisis de refugiados, a los nuevos modelos de familia, la búsqueda de identidad o el rechazo al maniqueísmo. Es, en definitiva, una apuesta por la profundización democrática. Antes de finalizar, cabe también dirigir el foco al ámbito de producción y mencionar la importancia de contar con la mente de Rebecca Sugar para imaginar este mundo que, en gran parte, está inspirado en su propia vida.

Comenzábamos este texto hablando del campo mediático como territorio de lucha donde las fuerzas del conservadurismo y la transformación se baten en un enfrentamiento alegórico. Si pensamos en esta arena, entonces Sugar y Steven son dos héroes del cambio simbólico. Adalides cuyo camino está marcado por la deconstrucción ideológica de los sistemas de dominación a nivel interpersonal para crear un cambio en el resto de niveles. Un periplo que se realiza con la empatía como arma y el diálogo como escudo. Y siempre acompañado de su familia, entendida en sentido amplio, pues en la serie, como en la vida, las redes y los cuidados son la base de la superación personal y comunitaria.

6. Bibliografía

Aguado-Peláez, D. (2019). Violaciones en serie: dominaciones y resistencias tras las agresiones sexuales de ficción en la era del #MeToo. Feminismo/s, 33, 91-116. Recuperado de: https://feminismos.ua.es/article/view/2019-n33-violaciones-en-serie-dominaciones-y-resistencias-tras-las-agresiones-sexuales-de-ficcion-en-la-era-del-metoo

Aguado-Peláez, D. (2016a). Cuando el miedo invade la ficción. Análisis de Perdidos (Lost, ABC, 2004-2010) y de otros quality dramas de la era Post 11S. Leioa: UPV/EHU. Recuperado de: https://addi.ehu.es/handle/10810/17613

Aguado-Peláez, D. (2016b). Los cuerpos como cartografías de resistencias: Análisis interseccional de Sense8. Arte y Políticas de Identidad, 13, 39-58. Recuperado de: http://revistas.um.es/api/article/view/284401

Amorós, C. (1985) Hacia una crítica de la razón patriarcal. Madrid: Anthropos Editorial del Hombre.

Belmonte, J. y Guillamón, S. (2008). Co-educar la mirada contra los estereotipos de género en TV. Comunicar, XVI (31), 115-120.

Bourdieu, P. (1996). Sobre la televisión. Barcelona: Anagrama.

Butler, J. (2002). Cuerpos que importan. Sobre los límites materiales y discursivos del sexo. Buenos Aires: Editorial Paidós.

Campbell, J. (1972). El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. México: Fondos de Cultura Económica.

Collins, P. H. (2000). Black Feminist Thought. Knowledge, Consciousness, and the Politics of Empowerment. New York: Routledge.

Collins, P. H. (2017). The difference that power makes. Investigaciones feministas, 8, 19-40.

Crenshaw, K. (1991). Mapping the margins: Intersectionality, Identity Politics, and Violence against Women of Color». Stanford Law Review, 43(6), 1241-1299.

De Lauretis, T. (1989). Technologies of gender. Essays on Theory, Film, and Fiction. Bloomington, Indiana University Press.

Giroux, H. (1997). ¿Son las películas de Disney buenas para sus hijos? En Steinberg, S. R. y Kincheloe, J. L. (Comps.). Cultura infantil y multinacionales (pp. 65-78). Madrid: Morata.

Martín-Barbero, J. (2010). De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Barcelona: Anthropos.

Pateman, C. (1995). El Contrato Sexual. Barcelona: Anthropos.

Piñuel, J. L. (2002). Epistemología, metodología y técnicas del análisis de contenido. Estudios de sociolingüística, 3(1), 1-42.

Platero, R. L. (2012). Intersecciones: cuerpos y sexualidades en la encrucijada. Barcelona: Ediciones Bellaterra.

Preciado, P. (2013). Prólogo: Decimos revolución. En Solá, M. y Urko, E. (comps.). Transfeminismos. Epistemes, fricciones y flujos (pp. 9-13). Tafalla: Txalaparta.

Ruiz Olabuénaga, J. I. (2012). Metodología de la investigación cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto.

, G. y Tavares, P. (2017). Female Character Design in Today’s Cartoons: The typical and the alternative “girl squad”. International Conference on Ilustration & Animation Guimarães, 346-355.

Torras, M. (2007). El delito del cuerpo. En Torras, M., Cuerpo e identidad (pp. 11-36). Barcelona: Ediciones UAB.

Young, I. M. (2000). La justicia y la política de la diferencia. Madrid: Cátedra.

 

 

Imagen que contiene imágenes prediseñadas

Descripción generada automáticamentePara citar este trabajo: Aguado-Peláez, D. (2019). ‘Steven Universe’: un héroe dialógico como engranaje del cambio. index.comunicación, 9(3), 207-235.

 



[1] Pulliman-Moore, Charles: Steven Universe's Rebecca Sugar on How She Expresses Her Identity Through the Non-binary Crystal Gems. Gizmodo. Disponible en: https://io9.gizmodo.com/steven-universes-rebecca-sugar-on-how-she-expresses-her-1827624015 [Consulta 31/08/2019].

[2] Organización sin ánimo de lucro estadounidense centrada en promover imágenes alejadas de estereotipos del colectivo de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans, Intersexuales, Queer y Asexuales (LGBTI+) en los medios de comunicación.

[3] A partir de aquí, las referencias a los capítulos se realizarán indicando: temporada —1, 2, 3, 4, 5— y número de capítulo en la misma. Así, por ejemplo, el 101 hace referencia al primer episodio de la primera temporada y el 532 al trigésimo segundo capítulo de la quinta temporada.

[4] Todo empezó en la Primera Era. Las Diamantes, seres únicos en su perfección, querían expandirse por toda la galaxia. Y, con ese propósito, Diamante Rosa eligió su primera colonia, el planeta Tierra. En la Tierra, todas las Gemas eran creadas para servir a Diamante Rosa y todas cumplían una función en el perfecto imperio del Planeta Natal. Comparada con la de su creadora, la existencia de estas Gemas era de lo más corriente. Eran formas de vida concebidas con el único propósito de cumplir su rol y nadie nunca se atrevió a pensar lo contrario… hasta que apareció Rosa Cuarzo (todas las traducciones a pie de página son de la propia autora).

[5] Es una pena cómo sacas lo peor de los demás. ¿Ves cómo has alentado sus defectos? Está escrito en todas sus gemas: insegura, dependiente, obsesionada.

[6] Genial, ¿las dos escapáis y os fusionáis otra vez? ¿Por qué? La fusión es tan solo una táctica barata para hacer que las gemas débiles se vuelvan más fuertes ¡Dejad de poneros en ridículo! (152); sucia máquina de Guerra (218); Antes de empezar… ¿te importaría desfusionarte? Me está incomodando muchísimo (221).

[7] ¿Garnet? ¿Esa cosa se hace llamar Garnet? ¿Qué debería hacer, entonces? ¿Dejarla entrar con las Demantoides, las Hessonitas, las Piropos? Rosa, estoy siendo muy generosa, pero no puedes esperar que acepte…

[8] Me consideran una de tus cosas.

[9]Pd: Entonces, ¿a quién perteneces? —Pr: ¡A NADIE! —Pd: Entonces, ¿para qué sirves? Bueno, me puedes pertenecer por ahora. Una Peridoto con una Perla, ¿qué dirían en casa? —Pr: ¡Escucha, mocosa, por si se te ha olvidado, ahora estás en nuestro territorio! ¡Y no luché una guerra de mil años por la independencia de este planeta para seguir órdenes de tipas como tú!”. —Pd: ¿Perdona? Soy una técnica innata y una Criadora certificada. ¡Fui creada para esto! Tú fuiste creada para acatar órdenes, no para darlas.

[10] Están creadas para que se queden ahí paradas y luzcan bien y sostengan las cosas por ti, ¿no?; Ella es una Perla, está creada para seguir órdenes, como miles de otras Perlas; Accesoria, el juguete de alguien.

[11] Era la Anti-Gema: una bestia orgánica que emergió de la corteza de la Tierra y juró destruir todas las Gemas; Fue creada de una vena de Cuarzo súper defectuosa. Una Cuarzo malformada que enloqueció; ¡No seáis ridículas! ¡Rosa Cuarzo no es real!

[12]¡No puedes andar así por la superficie! Eres una decolorida, como todas nosotras […] Ya sabes, mal… no bien. Defectuosas. Las Gemas como nosotras no son necesarias (503); ¿Quién va a decir cosas bonitas sobre Gemas como nosotras? Somos completamente inapropiadas, como lo eres tú. Deberíamos de estar avergonzadas (513).

[13] Porque la Tierra es un lugar donde podemos ser nosotras mismas. Podemos vivir libremente sin tener que esconder quiénes somos.

[14] Es interesante destacar que se introducen diferentes personas racializadas entre los personajes principales —los Maheswaran de ascendencia india, los Lars latina, los Pizza afroamericana…— y también en el reparto vocal que cuenta con diferentes orígenes —Callinson estadounidense; Dietz coreana; Micucci italiana; Paz filipina— y ascendencias —Estelle afrobritánica de ascendencia senegalesa y caribeña; Moy china; Magno, Rabara y Yi filipina; Luttrell tanzana…—.

[15] Trabajar duro es importante, pero sentirse bien también es importante.

[16] Un día de sol no cuesta nada. La brisa estival no cuesta nada. ¿Qué voy a hacer con todo este dinero si lo único que me importa eres tú?

[17] Te gustará Jersey, la gente parece odiar la Tierra también.

[18] Odio mi trabajo. Yo debería estar de luto, pero tengo esta mañana otro turno. Todos los días son eternos. ¿Qué sentido tiene todo el tiempo que pierdo en este trabajo sin salida? Somos los Trabajadores Caminantes/Zombis y trabajamos por el salario mínimo.

[19] Ya sabes, la gente crece, quiera o no, pero madurar es algo que tienes que decidir.

[20] La serie ofrece una amplia gama de representación de género, sin seguir los roles estereotipados que se suelen encontrar en las animaciones infantiles, creando así una idea más amplia del significado de feminidad y masculinidad.

[21] Los poderes de Steven son maternales. El control de su gema se basa en la claridad emocional. Su escudo sólo es invocado cuando siente emociones extremas (203); Tienes poderes empáticos que otras Gemas no tienen. Es inusual. Tú eres inusual, Steven, como ellas y como yo. No es algo que temer. Es algo que celebrar (513).

[22] ¡Se entrenó para luchar! ¡Aprendió a construir cosas! ¡Y trabaja diariamente para ser aún mejor de lo que ya es! ¡Eso no es corriente, es increíble!

[23] No me importaba cuando los hombres estaban en su vida de cuando en cuando. Estaba bien porque sabía que ninguno importaba hasta que llegaste tú […] Ganaste, ella te eligió, te amó y ahora no está. Eso fue todo, ¿no es cierto? ¿Por qué no lo puedo superar? […] ¿Quién soy yo en este mundo sin ella? Insignificante, gris, con el peso de haber dudado de ella. ¿Qué más da? Ya está hecho, ahora debo estar ahí para su hijo.

[24] Ninguna de las dos vamos a seguir tus reglas […] Puedo ver que odias la forma en la que nos entremezclamos, pero pienso que simplemente estás enfadada porque estás sola y no vas a destruir lo que construimos juntas. Vamos a permanecer juntas siempre […] Y siempre seremos el doble de gema que tú. Estoy hecha de amor. Es lo que somos. Es lo que soy […] Soy más que la suma de dos. Soy todo por lo que se preocupan. Su furia. Su paciencia. Soy una conversación. Estoy hecha de amor, y esto es más fuerte que tú.

[25] Para que una fusión funcione necesita equilibrio […] para encontrar el equilibrio, tenéis que comprender vuestros sentimientos. Para comprender vuestros sentimientos, tenéis que afrontarlos sin huir de ellos.

[26] La fusión es una elección, a esas Gemas no se les dio elección. No está bien, eso no es fusión.

[27] Stevonnie no eres dos personas. Y tampoco eres una. Eres una experiencia. Asegúrate de que sea buena. Ahora, vete, diviértete.

[28] En inglés se hace uso de los pronombres they/them/their como género neutro.

[29] Nucleares como los Barriga o los Maheswaran; monomarentales o monoparentales como los Frayman, Dewey o Miller; monoparental extendida como los Pizza —abuela-padre-hijas—; unipersonales como Jamie o Smiley; ensambladas como la compuesta por Videlia —madre—, Marty —ex, Yellowtail —hijo de Videlia y Marty—, Sour Cream —actual pareja y Onion —hijo de Videlia y Sour Cream— o la del propio Steven.

[30] Connie miente a sus padres y les dice que Steven vive en una familia nuclear, así que convencen a las gemas para que se fusionen en Alexandrite para que se presenten en la cena como padre y madre. Finalmente, las asperezas se liman cuando se conocen y descubren que las dos familias se preocupen por el bienestar de sus criaturas: “I did not know what to make of the two of—excuse me—four of you, but I see that you are responsible parents… uh, caregivers? Guardians” (Dr. Dr. Maheswaran, 132). No sé cómo lo hacéis vosotros dos –perdonad- cuatro, pero veo que sois unos padres responsables… eh, ¿cuidadores?, ¿tutores?

[31] Eres una soldado fuerte, excelente, totalmente funcional, a pesar de estar defectuosa […] Bueno, eres una Cuarzo. Son enormes y leales soldados. Deberías ser el doble de tu tamaño. Espalda ancha, intimidatoria. Pero te quedaste en la tierra demasiado tiempo.

[32] —Am: No puedo ganar. Da igual lo que haga, da igual lo que me esfuerce. Ella salió bien y yo salí… mal. —St: Deja de intentar ser como Jasper ¡No eres como ella! ¡Eres como yo! Y nosotros no somos como nadie. Y eso apesta pero, al menos, yo te tengo a ti y tú me tienes a mí. Así que deja de mantenerme al margen. —Am: Las peores Gemas nos mantenemos juntas, ¿eh? —St: Por eso somos las mejores.

[33] Ellas son objetivamente mejores que nosotras. Cada Gema tiene sus fortalezas y debilidades, pero no ellas. ¡Son absoluta, total y completamente seres sin defectos! Especialmente mi Diamante, Diamante Amarillo, es la dirigente más perfecta, más razonable, racional, eficiente que existió jamás en el universo.

[34] Pero piensa en todo lo bueno que hubieran hecho. Las Gemas que se podrían haber creado, nuestro Imperio expandido.

[35] Solía tener sentido. Pensaba que la vida se creaba en la Guardería. Energía sin forma ni propósito que se canalizaba en nuevas Gemas útiles. Pero la vida no comienza en la Guardería, termina aquí. Me había acostumbrado a tener plantas en todas partes. A los bichos, la brisa y el sol… todo eso fue absorbido en este lugar. Es con lo que las Amatistas fueron criadas y ahora este lugar no es más que un cascarón vacío. Todas las Amatistas se han ido.

[36] ¿Te parece perfecto? […] Mi padre dice que si cada chuleta de cerdo fuera perfecta, no tendríamos perritos calientes […] Significa que si intentas hacer que este imperio sea perfecto... si eliminas todo lo que ves como defectuoso, perderás todas las cosas que te hacen feliz ... como los perritos calientes.

[37] Vida y muerte, amor y nacimiento, paz y Guerra en el planeta Tierra. ¿Hay algo más valioso que la paz y el amor en el planeta Tierra?

[38] No es una cáscara, hay tanta vida aquí. Viviendo aquí, ¡es lo que estoy haciendo! ¡Vivo aquí! He estado aprendiendo cosas nuevas sobre mi misma todo este tiempo. Como, por ejemplo, cómo puedo doblegar al metal. La cosa es que la Tierra te puede hacer libre.

[39] ¿Qué se supone que le tengo que decir a Tráfico? ¿Qué soy de otro planeta? No soy precisamente una ciudadana, Steven.

[40] G: Andy, mira, solo necesitan un sitio. Son refugiadas alienígenas del espacio y… —A: ¡Son alienígenas ilegales! ¿Qué? ¿no podías haberte casado con una americana? […] Das la espalda a tu familia para irte con un puñado de raritas hippies, inmigrantes marcianas. Vosotras dos, fuera de mi planeta, fuera de mi país y fuera de mi granero.

[41] Tuvo que hacerlo. La Tierra pertenecía a Diamante Rosa. Destruirla era la única forma de salvar el planeta. De que Amatista fuera ella misma, de que Perla fuera libre, de que yo pudiera estar unida. De que tú pudieras existir.

[42] Era una lucha imposible, pero luchamos de todos modos. Y cuantas más Gemas nos veían, más se unían. Pero las fuerzas de Diamante Rosa eran demasiado fuertes. Rosa temía que pronto no quedara nada que proteger. Rosa Cuarzo desenvainó su espada rebelde y destrozó a Diamante Rosa, salvando a la Tierra de su reinado del terror para siempre.

[43] Pero, esta vez, tengo algo de práctica ayudando a una familia en problemas. Las reuniré a todas en un lugar y cuando estemos juntos, cara a cara, les mostraré los errores cometidos para terminar con la propagación del terror a través del espacio.

[44] Pero nada permanence igual en la Tierra. Todo está siempre cambiando: hojas, ciudades, hasta Jersey cambia (303); Todo se queda donde pertenece (527).

[45] Sois los dos humanos [Gregg y un bebé]. Tienes que admitir que es un poco confuso. Tú eres grande y puedes hablar y él es pequeño y solo puede hacer ruidos. ¿Cómo iba a saber que sois la misma especie? […] Cuando una Gema es creada, lo es por una razón. Salen del suelo sabiendo lo que se supone que son, y luego... eso es lo que son. Siempre. Pero tú, se supone que debes cambiar. Nunca eres el mismo ni tan siquiera de un momento a otro. Se te permite y se espera que inventes quién eres. ¡Qué poder tan increíble: la capacidad de “crecer”!

[46] P: Antes de Garnet, Rose solo luchaba por la Tierra. Pero Garnet lo cambió todo. Rose quería luchar por ella, ¡quería luchar por las Gemas! Y puede que fuera tonta e incluso…egoísta, pero ella estaba… —Sp: … siguiéndonos […] Todo este tiempo, pensamos que estábamos siguiéndola a ella pero ella estaba siguiéndonos a nosotras. ¿Cómo no lo iba a hacer después de que tú la animaras? —P: ¿Qué? ¿Yo? —St: ¿Bromeas? Le diste un tour rápido por la Tierra y después quiso quedarse a vivir aquí contigo para siempre! —St: Eso es exactamente lo que sentí cuando vine con Ruby…

[47] Por supuesto que todo el mundo está cambiando. Nada puede permanecer igual para siempre.

[48] No me parece justo, todo es tan diferente. Quería que todo el mundo permaneciera igual, pero no lo hicieron. ¿Qué estoy haciendo? Tengo un avión, podría haber estado visitándolos a todos, donde quiera que fueran.

[49] No necesito que me respetes, yo me respeto. No necesito que me ames, yo me amo. Pero quiero que sepas que podrías conocerme, si cambias de opinión.

[50] Solo era cuestión de conocer el secreto de todos los programas de televisión: al final del episodio, todo vuelve a la normalidad.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Platcom

index.comunicación pertenece a PlatCom (Plataforma de Revistas de Comunicación) que agrupa a las siguientes revistas:

               

                

              


Puede hacer una petición de ejemplares impresos a

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

E-ISSN 2174-1859; ISSN 2444-3239